Biografía de nuestro fundador

Beato Ciriaco María Sancha Hervás
Obispo y Fundador de las Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha
 

Fecha eclesial: 25 de febrero
Nacimiento: 1833 

Fallecimiento: 1909

 País: España

Beatificación:

Benedicto XVI 18 oct 2009

Ciriaco Sancha y Hervás nacía en Quintana del Pidio (Burgos) el 18 de junio de 1833 en el seno de una modesta familia de labradores. Su infancia y primera juventud discurren en las faenas propias del campo castellano, entre viñedos y rebaños que esquilar. Un momento especial de sufrimiento lo produciría la prematura muerte de su madre, cuando Ciriaco contaba con diez años. A los trece perdería a su hermana mayor, su segunda madre. Con diecinueve de edad ingresaba en el Seminario de su diócesis, Osma, para comenzar la carrera breve de estudios eclesiásticos. Pero sus cualidades y virtud aconsejaron becarle para cursar la carrera eclesiástica completa. En 1858 era ordenado sacerdote en Burgo de Osma. Durante los primeros años de su sacerdocio pudo compatibilizar la docencia en el Seminario con la ampliación de estudios teológicos, que culminó brillantemente en Salamanca en 1861.

En 1862 el arzobispo de Santiago de Cuba, don Primo Calvo Lope, le proponía acompañarle a las Antillas y le nombraba Secretario de Cámara y Gobierno de su Arzobispado. Allí desarrolló una fecunda labor apostólica, orientada en gran medida al servicio y alivio de los damnificados por la primera guerra de independencia cubana; a tal fin fundaría en 1869 las Hermanas de los pobres inválidos y niños pobres, en la actualidad Hermanas de la Caridad del Cardenal Sancha. La muerte repentina de don Primo Calvo dos años antes, en 1867, dejaba vacante aquella sede. Don Ciriaco recibía el nombramiento de Medio Racionero de la catedral de Santiago de Cuba, y poco tiempo después ganaba la oposición a canónigo penitenciario. La revolución de 1868, y la posterior proclamación de la primera República, abrían un triste capítulo de anticlericalismo en España. Un grave incidente se produjo cuando el gobierno eligió a Pedro Llorente Miguel para ocupar la vacante sede de Santiago de Cuba; candidato de dudosa conducta, no llegó a recibir de Roma la bula de nombramiento para ocupar la sede arzobispal cubana. Se abría un cisma en aquella archidiócesis (1 agosto 1873), que provocó el ingreso en prisión de don Ciriaco y don José María Orberá y Carrión -encargado del Vicariato Eclesiástico- por permanecer fieles a la Santa Sede. Esta fidelidad, troquelada a lo largo de un año de encarcelamientos, se vio reconocida en ambos clérigos con la dignidad episcopal en los primeros compases de la Restauración. El 13 de marzo de 1876 recibía la consagración episcopal de manos del Primado, don Juan Ignacio Moreno Maisonave, como obispo auxiliar de Toledo. Añadía a su primer nombre el de María, por su devoción a la Madre de Dios. Ejerció su ministerio sobre todo en Madrid, donde estuvo encargado de la vida consagrada, promoviendo además la organización de la asociación de la Propagación de la Fe -primera en fundarse en España-. Asimismo, preparó el camino para que Madrid fuera erigida como diócesis; en su ministerio se impulsó la construcción de un templo en honor de Santa María de la Almudena. Aparte de su pastoreo en la Villa y Corte, realizó la visita pastoral por la amplísima archidiócesis que constituía entonces Toledo.

Nombrado seis años después obispo de Ávila, tomó posesión de esta sede el 29 de junio de 1882. Allí volvió a hacer gala de una incansable actividad asociada a una profunda vida interior. Fruto de lo cual fue la visita pastoral por toda la diócesis. Se dedicó con todo entusiasmo a impulsar el espíritu sacerdotal de su clero y elevar el nivel moral, intelectual y espiritual del Seminario, creando una sección de seminaristas pobres. Asimismo, fundó la primera Trapa femenina de España en Tiñosillos, dotándole de unas constituciones propias, adaptadas a la realidad española. En Ávila no fue ajeno al desarrollo de los acontecimientos sociales y políticos nacionales, en los que luchó por la independencia de la Iglesia frente a las injerencias del poder civil. Durante estos años se produjo un hecho que vino a zarandear los tranquilos avatares de don Ciriaco María en la diócesis abulense: Miguel Morayta -catedrático de Historia y reconocido masón- con motivo de la apertura de curso en la Universidad Central de Madrid (1884), pronunciaba una polémica lección inaugural que propició una carta pastoral de don Ciriaco María; carta que fue secundada por varios obispos en sus respectivas diócesis y que provocaría diversos incidentes universitarios en la capital. Ya desde su estancia en Ávila, Sancha manifestó su preocupación por uno de los problemas centrales que angustiaban a la Iglesia española de su tiempo: la maltrecha unidad de los católicos. Precisamente en Ávila concibió el proyecto de organizar Congresos católicos nacionales. 

Promovido en octubre de 1884 para ser el primer obispo de Madrid-Alcalá, la Santa Sede contemplaba en él no sólo su fuerte adhesión al Santo Padre, sino también su agudeza de mente y la constancia en llevar a cabo sus proyectos... Cualidades todas ellas muy importantes para levantar una diócesis naciente y con problemas difíciles de resolver. Pero la oposición enconada de un ministro -agraviado por la libertad de espíritu con que don Ciriaco María denunció el discurso de Morayta en la Universidad Central- aconsejó a la Santa Sede poner su mirada en otro candidato. Sin embargo, el asesinato de don Narciso Martínez Izquierdo, primer obispo de Madrid-Alcalá, obligó a un cambio de planes: don Ciriaco María aceptaba en circunstancias sumamente difíciles esta sede recién creada renunciando a la apetecible de Santiago, sede que conllevaría un seguro título cardenalicio. El 8 de septiembre haría su entrada solemne en la capital. Lo primero que ocupó su empeño fue la reforma de un clero de aluvión que, en algunos de sus efectivos, presentaba graves carencias e irregularidades, procedente de toda España, en la Corte se sentía libre del control de sus obispos de origen. Los actos conmemorativos para festejar el jubileo sacerdotal de León XIII, empezaron a dar las primeras pruebas de un talento organizador que le seguiría a lo largo de todo su ministerio episcopal. Sensible a la preocupación eclesial y social del Papa, se situó en primera línea entre los obispos por su visión de la realidad española. En la primavera de 1889 organizaba el primer Congreso católico nacional, el de Madrid; primero de una serie de seis que se celebrarían en distintas capitales españolas con el fin de propiciar la unidad de los católicos y su organización para hacer frente a los retos del momento; si esa unidad era prácticamente imposible en lo político, al menos habría que intentarlo en el terreno social, educativo, propagandístico, etc. Al hilo de los Congresos católicos se instituyó la Junta Central de acción católica, en la que colaborarían con él las personalidades más relevantes del catolicismo finisecular.

La publicación de la encíclica Rerum Novarum le hizo intensificar la divulgación de la doctrina social de la Iglesia. Otras realizaciones en la capital del Reino fueron el impulso dado para la creación del Seminario Conciliar, fomentando el acceso de los pobres a la carrera eclesiástica; la prosecución de las obras de la catedral de la Almudena; la implantación de nuevos institutos religiosos, así como asociaciones de laicos para la propagación de la fe y la caridad. El número de parroquias que se encontró a su llegada a la capital fue de veinte; treinta dejó a su salida de la misma.

El 17 de noviembre de 1892 hacía su entrada en Valencia. Se encontró con una realidad muy compleja y convulsa por su desarrollo industrial y la presión que el republicanismo anticlerical ejercía sobre los obreros. En 1893 organizó el primer Congreso eucarístico nacional. Su inquietud social le llevó a fundar el Consejo Nacional de las Corporaciones Católico-Obreras, del que sería presidente; y en calidad de tal organizó la primera Asamblea Nacional de los Círculos, dando un serio impulso a patronatos y otras asociaciones obreras católicas. En este contexto se inscribe la peregrinación nacional obrera a Roma que organizó con motivo del jubileo episcopal de León XIII, y que congregó a 18.000 obreros de toda España en abril de 1894. Peregrinación que supone un hito importantísimo para una mayor aceptación, por parte de los católicos españoles, del poder constituido y de la monarquía Alfonsina, hacia la cual León XIII mostró repetidos gestos de cordialidad buscando una necesaria estabilidad social, tan necesaria en España. En el consistorio del 18 de mayo de ese mismo año don Ciriaco María era creado cardenal, con el título de San Pedro in Montorio. La conversión del Seminario Central en Universidad Pontificia se cuenta entre sus logros, siempre buscando la mejor formación de las vocaciones al sacerdocio y la promoción moral y espiritual del clero. Dicha promoción resultaba extremadamente difícil debido, entre otras razones, al estado de indigencia en que se encontraban los sacerdotes, sin medios para su propia subsistencia. A fin de hacer frente a esta situación, fundó el Montepío del Clero Valentino, institución que confraternizó a los sacerdotes en un común esfuerzo por su supervivencia y realce moral, intelectual y espiritual. Trabajó denodadamente para liberar al clero de compromisos políticos, consciente de que en ello se jugaba la dignidad del estado sacerdotal y la penetración que el Evangelio estaba llamado a efectuar en la sociedad. Además, ejerció una notable influencia en los intelectuales valencianos por medio de tertulias mensuales que convocaba en el palacio arzobispal y la revista científica que se publicaba periódicamente. 

El 24 de marzo de 1898 era nombrado Arzobispo de Toledo, Primado de España y Patriarca de las Indias Occidentales, haciendo su entrada solemne el 5 de junio. Tomaba posesión de la archidiócesis primada justo en el llamado «año del desastre» -es decir, de la pérdida de las últimas posesiones españolas en América-, con el encargo de la Santa Sede de liderar la unidad de los católicos y del episcopado. La desorientación en la que estaba inmersa la Iglesia española era muy grande. No sólo la sociedad atravesaba por una profunda crisis de identidad; la propia Iglesia estaba afectada por tensiones centrífugas que amenazaban con derivas cismáticas. A ello tuvo que hacer frente el Primado, exhibiendo una vez más su inquebrantable fidelidad a la Sede de Pedro. Se encontró con un Seminario en estado de postración, por lo que al mes de su ingreso en la diócesis encomendó la formación de los seminaristas a don Manuel Domingo y Sol y su Hermandad de Sacerdotes Operarios Diocesanos; cosecharían grandes éxitos en la promoción de este centro tan vital para la diócesis. El Seminario formó parte de sus desvelos más continuados y consiguió imprimir un nuevo estilo de sacerdote: de profunda y recia espiritualidad, de una sólida formación intelectual y humana, enmarcada en un estilo sencillo y de gran amor a la Iglesia. No ahorró esfuerzos en enviar sacerdotes y seminaristas al extranjero para formarse en las mejores universidades eclesiásticas del momento. Buscaba el crecimiento humano y espiritual de los sacerdotes, a los que ofreció esa institución que tan buenos resultados diera en Valencia: el Montepío del clero, esta vez toledano. Reinstaló las conferencias morales -precedente de la formación permanente del clero- así como la práctica de los ejercicios espirituales. 

La realidad social, política y eclesial que se encontró en la ciudad del Tajo era de enorme decadencia. Trabajó con celo incansable por la promoción social y espiritual de su gente. A tal fin colaboró decisivamente en la fundación y desarrollo de las Damas Catequistas, que desplegaron una gran actividad evangelizadora en la capital y distintos pueblos de la diócesis, en el mundo obrero y carcelario, cosechando grandes frutos de conversión. La reinstalación de los jesuitas en Toledo sirvió para dar un nuevo vigor a todas estas obras. En 1903 León XIII le encomendaba liderar el proyecto de las Ligas Católicas, que tenía como objetivo la unión de los católicos siguiendo la línea que marcaran los Congresos católicos. Se trataba de juntas que, en distintas diócesis, se configuraban como órganos que debían encauzar la acción de los católicos en la vida pública, unificándolos en proyectos comunes, pero respetando su distinta procedencia ideológica. Coincidiendo con sus últimos años de vida, en 1907 convocaba la primera Asamblea del episcopado español, el cual, después de varios intentos a lo largo del siglo XIX y en medio de una situación nacional del todo convulsa, logró reunirse para tratar proyectos comunes, sentando el precedente más importante de las futuras Conferencias de metropolitanos y de la actual Conferencia Episcopal Española. Una nueva generación de obispos -más libre de ataduras políticas y de personalismos atávicos, y más afecta a la Santa Sede que a los gobiernos de turno- se abría camino en España. 

Una fría mañana de febrero, en la que Toledo amaneció nevado, don Ciriaco María dispuso que el carromato del Arzobispado se llenara de víveres y ropa para socorrer a los menesterosos de los arrabales. Cuando regresó a casa, su debilitada salud se vio gravemente resentida por un severo enfriamiento. A pesar de la fiebre, al día siguiente acudió al Cerro de Gracia para dar una plática a sus Damas Catequistas. Fue su última visita a aquella casa tan querida para él; fue la última vez que los toledanos le vieron por sus calles atendiendo a todos. A los pocos días, el 25 de febrero de 1909 fallecía en Toledo el cardenal Sancha, conocido por todos como «el padre de los pobres»: «El Emmo. Sr. Sancha, que se distinguió también por su amor a los pobres, ha muerto pobre y ésta es su mejor corona de gloria», sentenciaba la revista La Cruz. «Vivió pobre, murió paupérrimo», reza el epitafio de su lápida sepulcral.

 

Fuente: Archidiócesis de Toledo.

Reproducción parcial de la biografía del beato escrita por el Dr. D. Carlos Miguel García Nieto, profesor de Historia de la Iglesia y biógrafo del Cardenal Sancha, para el dossier de la beatificación, que puede verse completo en el sitio de la Archidiócesis de Toledo. En el blog Cardenal Sancha, dedicado a difundir la figura del beato y promover su canonización, se hallará mucho más material biográfico, histórico, iconográfico, etc.

PENSAMIENTOS DEL CARDENAL SANCHA

“La educación debe abrazar las facultades del alma y los sentimientos del corazón”

 

“Con suavidad y paciencia todo se alcanza”

“La Providencia de Dios es grande y da para todo”

Diligenciar el formulario de Inscripción en línea

Información contacto
 
Calle 22 0B - 09 Barrio Blanco
 
+57 (5) 71 38 03
 
secretaria@colegiocardenal.edu.co
Secciones
HoyHoy9
AyerAyer49
SemanaSemana24
MesMes1039
Total de visitasTotal de visitas6451
Tu IP 3.227.2.109